Trípodes Vanguard

Trípodes Vanguard

Hay diversos tipos de fotografía que hacen del trípode un compañero indispensable para garantizar buenos resultados. Ocurre con la fotografía nocturna o para los amantes del time-lapse, ocurre con la fotografía de naturaleza, a los llamados spotters o cazadores de aviones (que documentan cualquier modelo de aeronave que entra o sale de los aeropuertos), la fotografía de estudio (bodegones o retratos), la fotografía macro o con la fotografía deportiva, especialmente cuando ésta tira de grandes y pesados objetivos que hay que sostener durante las varias horas que dura una competición.

Así que disponer de un buen trípode es algo esencial. En el mercado hay marcas consolidadas con gran historia, pero hay una que con solo 30 años se ha situado como una referencia global y que ofrece una relación calidad precio prácticamente imbatible: Vanguard.

En el mundo de la fotografía, Vanguard se ha hecho un nombre por ofrecer soluciones innovadoras proporcionando a los fotógrafos soluciones antes impensables y que permiten llevar al límite tus posibilidades creativas.

¿Se te ha ocurrido un ángulo curioso desde el que disparar? Es posible. La marca se llevó en 2009 el premio TIPA al mejor accesorio para fotografía al introducir en algunos de sus modelos el sistema de Columna Central Multiángulo (MACC), que otorgaba a la columna central del trípode la capacidad de moverse desde 0 hasta 360 grados, es decir, que permitía cualquier posición posible, por arriba, abajo, los lados, y abría todo un campo para los ángulos extremos bajos, algo que no podía ni imaginarse con los trípodes tradicionales… Es el caso, por ejemplo, de los modelos Alta, trípodes empleadísimos por profesionales del sector por su versatilidad, resistencia y peso.

El del peso y la portabilidad, obviamente, son factores imprescindible a la hora de decidirse por un trípode. En el caso de Vanguard, el material del que se componen son el aluminio, el plástico y la fibra de carbono. En el caso de los modelos pro, los modelos Alta están hechos de fibra de carbono, y por ejemplo, con un peso no superior a los 3,5 kilos, pueden garantizar el sustento a cualquier ángulo de un equipo de hasta 7 kilos, lo que equivale a decir que le puedes poner un cuerpo profesional y un teleobjetivo de los grandes sin preocuparte ni un instante de si aguantará.

La marca destaca, además, en la innovación que ha introducido en sus rótulas de bola (accionadas directamente o a través de la llamada pistola, un modelo conocidísimo y superventas para Vanguard). Las rótulas incluyen sistemas como el control de fricción, que permite plantearse con garantías y sin temblores la realización de panorámicas tanto para video como en los modos panorámicos de fotografía.

Así que ya lo sabes, Vanguard es una marca pensada por y para fotógrafos, que se ha ido adaptando y aportando innovación a la evolución de la fotografía en los últimos años. Una de las grandes marcas del sector, líder global, que permite que dispongas desde los modelos más sencillos y económicos a verdaderas obras de arte que permitirán componer tus imágenes sin ningún tipo de límite. Tú piensa el encuadre que quieres… y hazlo. El trípode hace tiempo que dejó de ser un elemento que encorsetaba la fotografía y que simplemente garantizaba que no saliese la imagen temblorosa.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *